Albahaca

La albahaca, es una planta medicinal familia de la menta,cuando se consume fresca tiene un sabor parecido al de la pimienta y aroma fuerte cuando está seca adquiere un sabor similar al curry, pero no solo es utilizada en la cocina, sino también en la medicina natural. La albahaca es originaria de la India y se introdujo en Europa por los griegos 2000 años atrás, estos ya conocían sus multiples propiedades pero fueron los Romanos los que más la utilizarón para remedios medicinales y la gastronomía.

En la Edad Media era muy utilizada para tratar los resfriados y los dolores del parto pero también era muy utilizada en la magia negra porque popularmente se creía que atraía el mal de ojo pero en el caso contrario también se utilizaba para atraer el amor, para ello las mujeres colgaban un ramillete de albahaca en la ventana para atraer a sus enamorados.

Y en el Hinduismo es considerada como la reina de las plantas medicinales pero es muy apreciada en todo el mundo. Como dato curioso se contaba que alrededor de la tumba de Cristo crecieron grandes cantidades de esta planta después de su resurrección, por eso en algunas iglesias  ortodoxas griegas la utilizan para hacer agua sagrada.

La albahaca es una planta medicinal que entre sus propiedades destaca la de antioxidante y anti-inflamatoria

Propiedades y usos de la albahaca

Entre las propiedades más destacadas que le podemos atribuir a la albahaca es la de antioxidante, sus fuertes propiedades antioxidantes se deben a los flavonoides que contiene los cuales protejen a las células impidiendo que estas mueran antes de tiempo evitando así el riesgo de la aparición de enfermedades como el cáncer o los infartos, otra de sus propiedades es la anti-inflamatoria. El eugenol es la sustancia principal que le otorga esta propiedad actuando de manera similar a la aspirina en nuestro organismo pero sin los efectos secundarios que pueda tener esta por lo que la albahaca es muy utilizada en las enfermedades inflamatorias como la artritis.

Otra propiedad importante es la de antibacteriana, añadida en ensaladas crudas nos aporta la seguridad de que eliminara las bacterias que pueden haber sobrevivido al lavado después de haberlas pasado por el grifo, las pruebas en laboratorio demuestran cierto poder sobre bacterias como la Listeria monocytogenes o la Escherichia Coli. Además de esto la importante cantidad de vitamina C, magnesio y beta carotenos que contiene la hace muy beneficiosa en las enfermedades cardiovasculares ya que relaja los músculos, venas y arterias mejorando el flujo sanguíneo y regulando el ritmo del corazón. El colesterol también puede ser normalizado con la regular ingesta de albahaca en nuestra dieta porque elimina esta dañina grasa de nuestro torrente sanguíneo.

Favorece también a hacer bien las digestiones y evitar así los espasmos gástricos. Si sufrimos a menudo de estrés y nervios la albahaca puede ser una gran ayuda para calmarlos gracias a su efecto tranquilizante, aunque en el momento de su ingestión  es ligeramente estimulante posteriormente actúa como relajante.

Tiene otra utilidad también curiosa de resaltar, y es que es un buen repelente de mosquitos debido al olor que desprenden las sustancias que lo componen y que no gusta nada a los mosquitos, cuando llega el verano no viene mal tener un par de macetas llenas de albahaca en nuestras casas. La mejor forma de utilizar la albahaca es en infusión y decocción. Una infusión sencilla de realizar es calentar agua sin que llegue a hervir, disponer de unas hojas de albahaca (6 gramos aprox) en una taza o tetera, verter el agua caliente sobre la albahaca y dejar reposar alrededor de 5 minutos, con esto podemos realizar por ejemplo gárgaras para aliviar inflamaciones bucales.

Contraindicaciones de la albahaca

Está contraindicada en el embarazo y la lactancia por las propiedades abortivas del estragol, un aceite esencial que contiene la albahaca.