Como hacer jabones medicinales

Como hacer jabones medicinales
3.2 (64%) 5 votes

Los jabones medicinales se elaboran para ser utilizados en las enfermedades cutáneas, heridas o cuidado de la piel.

Estos jabones con plantas medicinales aportan más propiedades y nutren más la piel que los jabones “industriales” al estar elaborados con ingredientes naturales y plantas medicinales, evitando los tóxicos y colorantes que contienen el resto de jabones que en ocasiones causan reacciones alérgicas y envenenan el organismo, sabiendo que la piel es como una esponja que por los poros absorbe gran cantidad de toxinas.

Los jabones de plantas medicinales se usan en enfermedades cutáneas, heridas o cuidado de la piel.

Algunas de las plantas más importantes para el cuidado de la piel incluidas en los jabones medicinales son las siguientes:

  • Karité. Hidrata la piel y cicatriza heridas.
  • Avena. La avena ya es muy utilizada en los jabones convencionales, está planta renueva la piel y la tonifica.
  • Caléndula. Muy utilizada en la antigüedad por sus reconocidas propiedades antibacterianas que combaten las infecciones de la piel.

Vamos a ver el procedimiento general para elaborar los jabones medicinales, las plantas a añadir ya son elección de cada uno dependiendo la finalidad deseada:

Se hierve en un recipiente a fuego lento la cantidad aproximada de 100 gr de la planta o plantas elegidas en un litro de agua y dejar reducir hasta la mitad.

Colamos el líquido resultante, se exprime y se pone a hervir nuevamente a fuego lento mientras que se le agrega jabón neutro de 400 gr rallado, hasta que este se disuelva totalmente.

Mezclar bien y verter en moldes dejando enfriar unas horas.

A continuación la receta de un jabón medicinal a base de avena, uno de los más famosos y vendidos, partiendo de esta base podéis  elaborarlo con cualquier otra planta beneficiosa para la piel o con una mezcla de ellas como ya hemos comentado antes, está es la versión rápida hecho en microondas:

Jabón artesanal y medicinal de Avena

Ingredientes

  • 100 gr de jabón base en suspensión para que los ingredientes queden más repartidos.
  • 5 – 10 gr de harina de avena.
  • Molde de silicona.

Pasos

  1. Cortar en dados pequeños el jabón y derretirlo en el microondas en un recipiente hondo apto sin llegar a hervir
  2. Tamizar la harina de avena para que no se formen grumos,
  3. Mezclar bien con un utensilio de madera a ser posible
  4. Si no queremos que se formen burbujas en el jabón añadimos un poco de alcohol vaporizado,
  5. Verter en  el molde
  6. Dejar secar
  7. Desmoldar

Este es un jabón de avena muy básico sin añadir más plantas o aromatizantes naturales pero que conserva todas las propiedades de la avena, este en especial es perfecto para las dermatitis.