Enebro

Califica este artículo

El enebro es un arbusto perenne y sus frutos son bayas esféricas de color verde azulado, estas bayas se usan como aderezo y en preparaciones de bebidas como la ginebra. Su parecido sabor al de la pimienta negra sirvió para que los romanos sustituyeran esta por los frutos del enebro.

El enebro puede consumirse después de las comidas para evitar la acidez estomacal y las malas digestiones

En la antigüedad además era considerada como una planta medicinal mágica usándose también para perfumar la casa de los enfermos y prevenir enfermedades y epidemias como la de la viruela que en el siglo XIX la quemaban en los hospitales de Francia intentando frenar su avance, sus raíces verdes también se quemaban para ahuyentar a los malos espíritus.

Propiedades del enebro

La parte más utilizada de este arbusto son las bayas que pueden consumirse solas sobre todo después de las comidas para evitar la acidez estomacal y las malas digestiones, pero su utilidad más tradicional y también actual es la de ser un fuerte diurético activando la secreción de orina  para los casos en los que exista una importante retención de líquidos entre los tejidos del cuerpo (hidropesía) y a la vez elimina los residuos tóxicos y de ácido úrico de nuestro organismo.

El aceite obtenido de sus ramas es empleado para eliminar parásitos de la piel y las infecciones urinarias también pueden ser tratadas con el enebro. Su propiedad para purificar la sangre está más en desuso pero todavía existen médicos naturistas que lo recomiendan para ello. Otras de las propiedades que se le atribuyen son expectorantes e hipoglucemiante, resultando beneficioso para las personas diabéticas.

Para aprovechar sus virtudes se puede realizar un vino de uso general aunque principalmente  indicado para las digestiones y aumentar la secreción de orina  de la siguiente manera, ponemos en un mortero  50 gr de bayas de enebro y 10 gr de corteza de limón, machacar un poco y verter 1 litro de vino blanco de buena calidad, dejaremos macerar una semana para seguidamente filtrar y conservar en una botella bien tapada. Podemos consumir dos copas pequeñas diarias.

Contraindicaciones del enebro

Al ser un fuerte diurético si existe inflamación de los riñones se desaconseja totalmente su consumo al poder sobrecargar estos órganos, en las mujeres embarazadas también está prohibido totalmente su uso.