Menta

La menta forma parte de un grupo de plantas herbáceas que lo componen alrededor de  25 especies con algunas diferencias entre sí aunque todas son plantas que crecen muy rápido y se adaptan prácticamente a cualquier clima. La más común es la menta piperita que se cultiva generalmente en todo el mundo. Puede alcanzar los 80 cm de altura. Hay otras dos clases de menta también bastante utilizadas, la menta acuática que es habitual de los bosques húmedos y de los ríos, la otra variedad de menta popular es la menta verde, esta es la más utilizada en licorería y para aromatizar las comidas.

menta

En la gastronomía actual ya conocemos muchos de sus usos, la podemos encontrar en los chicles, en las gominolas, helados, bebidas como el mojito y postres  o en otros productos como las velas aromáticas y la pasta de dientes  aportando siempre frescura y sabor intenso. Todas las civilizaciones antiguas ya la conocían y además de usarla en gastronomía también la empleaban en medicina. Los egipcios además la utilizaban para los ritos funerarios. Vamos a desgranar sus diferentes propiedades.

Propiedades de la menta

La menta es una de las plantas medicinales que más se usan para hacer bien la digestión y ayudar en todas las afecciones del aparato digestivo en general. Al mismo tiempo que ayuda en las digestiones también beneficia a los trastornos hepáticos y los gases producidos por las digestiones mal hechas son reducidos con las infusiones de menta. El mal aliento muchas de las ocasiones es causa de una escasa limpieza bucal y de trastornos digestivos, dos problemas en los que la menta es una gran ayuda, por una parte la menta elimina las bacterias alojadas en nuestra boca  que originan el mal olor bucal sumado al  intenso olor que desprende esta planta la convierten en una perfecta aliada contra la halitosis y por otra parte arregla como ya hemos dicho muchos de los trastornos digestivos que suelen traducirse en mal aliento.

Otra de las virtudes que posee es la de expectorante, usada en los procesos gripales y los problemas respiratorios para descongestionar gracias al mentol y el ácido ascórbico que facilitan la expulsión de las mucosidades alojadas en las vías respiratorias. EL mal de altura provocado por la ausencia de oxígeno en altitudes importantes puede ser tratado con la menta ya que mejora la circulación sanguínea y oxigena las células, mitigando o evitando muchos de  los síntomas que provoca este mal. Para aprovechar sus propiedades las infusiones son la manera más apropiada de prepararla  pero existe también el aceite esencial el cuál es muy potente y el que hay que diluir y consultar antes a nuestro médico antes de empezar nosotros un tratamiento con este aceite, otra forma de utilizarla es en pomadas o ungüentos para uso externo. Esta es una de las maneras de preparar un sencillo ungüento para heridas, quemaduras, masajear en las sienes para calmar los dolores de cabeza o aplicado en el pecho para ayudar a expectorar y respirar mejor, para ello haremos una infusión en una taza de agua hirviendo con 5 gr de hojas frescas de menta y filtrarla. Importante no endulzarla. Mezclamos por último con aceite de oliva a partes iguales y ya podemos aplicarlo donde deseemos.

Contraindicaciones de la menta

La menta no es aconsejable para los niños menores de 5 años y el aceite esencial tampoco para menores de 12 años, volviendo a repetir la importancia de diluir bien su aceite esencial antes de aplicarlo, lo más acertado es consultar antes con un profesional y seguir las indicaciones del fabricante si lo adquirimos en herbolarios especializados para evitarnos problemas mayores. Las mujeres embarazas y madres lactantes deben también evitarla.

Productos naturales con menta

Algunos de los productos más recomendados que contienen menta y son 100% naturales son los siguientes: