Zarzaparrilla

Califica este artículo

La zarzaparrilla es una planta silvestre originaria de África y Asia cuyas raíces son alargadas y espesas y los tallos leñosos con pequeñas espinas. Ofrece unos frutos redondos de color rojo. La parte utilizada en Fitoterapia son las raíces.

zarzaparrilla

En la Europa del siglo XVIII cuándo la sífilis era una enfermedad muy extendida la zarzaparrilla era una planta muy demandada por la gran ayuda que brindaba a la hora de combatir esta enfermedad gracias a su poder limpiador en la sangre. Las raíces de zarzaparrilla se han utilizado como ingrediente de refrescos que le otorgaban un sabor muy parecido al de la Cola y que además de refrescar desintoxicaba muy bien el organismo.

Propiedades de la zarzaparrilla

El uso más generalizado de la zarzaparrilla es el de limpiar la sangre, elimina con éxito todas las toxinas y mata todas las bacterias que se encuentran en ella, a esto se le une las propiedades de desintoxicar también los órganos y aumentar la micción y la sudoración para así limpiar nuestro organismo más rápido y eficazmente. Utilizada en la artritis y enfermedades autoinmunes como el lupus por su efecto antiinflamatorio, la sífilis y otras enfermedades de trasmisión sexual como la gonorrea se pueden tratar con esta planta.

Las saponinas que contiene la raíz protagonizan un efecto regulador hormonal en el cuerpo humano. Externamente se utiliza para muchas enfermedades de la piel como la psoriasis, el eccema o el acné, los indios nativos de la Amazonía ya la empleaban para tratar a pacientes con lepra. La zarzaparrilla es fácil de encontrar en los herbolarios en formato cápsulas, tintura o cortada para realizar infusiones.

Infusión depurativa y para combatir la artritis

Hervir en 1 litro de agua 40 grs de raíz de zarzaparrilla, 5 grs de raíz de saponaria y 15 grs de genciana durante 25 minutos. Filtrar y endulzar con miel o azúcar integral. Beber hasta tres tazas diarias.

Contraindicaciones de la zarzaparrilla

Sus frutos no se pueden consumir porque son tóxicos, personas con hipertensión no deben consumirla por poder producir un desequilibrio en la presión arterial. Tampoco aconsejable si se está en tratamiento con medicamentos ya que puede interferir con ellos, de todas formas consultar antes con tu médico.