Achicoria

Achicoria
4 (80%) 1 vote

La achicoria es una planta de la familia de las asteráceas, conocida también con el nombre de escarola. Se puede encontrar en todo el mundo, pero es originaria de Europa, Asia y África. Las múltiples propiedades medicinales de la achicoria, eran conocidas por las antiguas civilizaciones romanas y egipcias.

La achicoria es una planta de la familia de las asteráceas

Sus usos son muy variados, pueden ser tanto gastronómicos como medicinales. En España es usada como un sustituto del café, ya que su sabor se asemeja al del café tostado. La achicoria aporta muchos beneficios para el organismo y ayuda a combatir diferentes afecciones.

Características de la achicoria

Es una hierba perenne que mide aproximadamente un metro de altura, crece de forma silvestre por lo que la podemos encontrar muy fácilmente en las orillas de las carreteras.

Posee una raíz pivotante y un tallo cilíndrico, erecto y grueso, sus hojas verdes poseen bordes dentados, las flores son de un color azul que puede variar de lila a rosa en algunas ocasiones.

La floración de la achicoria ocurre en verano y la recolección se recomienda hacerla en otoño. De esta planta podemos aprovechar desde sus raíces hasta sus hojas, los beneficios que aporta son numerosos.

Propiedades medicinales de la achicoria

El empleo de esta planta como hierba medicinal, se conoce desde la Edad Media. Posee principios activos contenidos principalmente en su raíz, que estimulan el sistema digestivo.

Inulina, lactucina, taninos, lípidos, glucósidos son algunos de los principios activos amargos que le otorgan su sabor característico. Es rica en minerales y vitaminas, fibras solubles y antioxidantes.

Diurética y laxante.  Nos ayuda a desechar las toxinas de nuestro organismo, eliminando los residuos de nuestro cuerpo. Sirve para adelgazar, demás su contenido de fibra ayuda a mejorar el estreñimiento, teniendo un efecto laxante.

Digestiva. La achicoria favorece la digestión, estimula el apetito y aumenta la secreción de jugos gástricos. Aporta probióticos, que son microorganismos benéficos que ayudan a regular la flora intestinal.

Hígado. Esta planta se recomienda como tratamiento para diferentes afecciones hepáticas, dentro de las cuales tenemos: cirrosis, hígado graso, insuficiencia biliar. Ayuda a aumentar la producción de secreciones biliares.

Hipertensión. El consumo de esta planta medicinal ayuda a mejorar la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial, con la eliminación de las toxinas y grasas de nuestro organismo. La achicoria mejora de manera significativa la angina de pecho.

Cicatrizante y cuidado de la piel. Sus propiedades regenerativas sirven para tratar heridas en la piel y mejorar rápidamente su cicatrización. Afecciones como el acné, manchas, laceraciones, entre otras, pueden ser tratadas con la achicoria.

Lombrices y parásitos intestinales. Gracias a su contenido de principios activos amargos, esta planta sirve para combatir las lombrices y parásitos, tanto en niños como en adultos. Los mata y elimina de una manera efectiva.

Anemia.  El consumo de achicoria nos aporta una gran variedad de vitaminas y minerales. El hierro presente en esta hierba nos ayuda a combatir la anemia.

Sistema inmunológico. Los antioxidantes presentes en la achicoria, otorgan efectos antibacteriales, elimina los radicales libres que aceleran el envejecimiento y mejora enfermedades como el cáncer, la diabetes, Parkinson, disminuyendo las probabilidades de aparición de tumores.

Cultivo de la achicoria

La achicoria es una planta característica de climas templados, aunque puede tolerar temperaturas extremas. Los suelos profundos y con buen drenaje son los más recomendables para plantar esta hierba.

Su reproducción es a través de semillas o utilizando su raíz y puede vivir aproximadamente 3 años en el mismo suelo. Las semillas pueden adquirirse en viveros o tomarlas directamente de la planta.

Para su recolección, se recomienda sólo tomar sus hojas y dejar su raíz para continuar con el proceso de reproducción. Se deben tomar las hojas y secarlas en la sombra al aire libre, para luego conservarlas.

Las principales plagas y enfermedades que afectan los cultivos de achicoria son: pulgones, escarabajos, babosas, gusanos de alambre y hongos. Para tratar estos problemas en las plantas se pueden usar productos naturales y productos químicos.

Recetas medicinales de la achicoria

Existen diferentes recetas adecuadas para cada afección, dentro de las más recomendadas tenemos:

Estreñimiento

Colocar en agua hirviendo una cucharada de hojas secas de achicoria y dejar enfriar. Tomar antes de acostarse durante 3 días.

Secreciones biliares

Se debe tomar un puñado de hojas frescas de achicoria y machacar en un mortero hasta extraer sus principios activos. Filtrar y luego tomar una cucharada de ese líquido una vez al día.

Adelgazar

Tomar la raíz de la achicoria y ponerla a tostar durante unos minutos, agregar ese contenido en 2 vasos de agua hirviendo. Consumir de dos a tres veces al día.

Contraindicaciones de la achicoria

Su uso debe estar limitado para las mujeres embarazadas, los niños y aquellas personas alérgicas a la achicoria. Sus flores  producen alergias a muchas personas, por lo que deben recolectadas y consumidas bajo supervisión.

Aquellas personas que sufran de hipotensión y diabetes, deben tomar esta planta bajo supervisión ya que su consumo puede disminuir  la presión arterial y bajar los niveles de azúcar en sangre.

La achicoria también está contraindicada para aquellas personas que sufren de úlceras estomacales y gastritis. Su consumo puede empeorar sin el tratamiento adecuado.