Plantas medicinales para mejorar la circulación

Cuando los vasos sanguíneos pierden elasticidad, se producen los problemas de circulación sanguínea y como consecuencia se dificulta el flujo de sangre en el organismo. Si se padece de mala circulación sanguínea, se corre el riesgo de sufrir de enfermedades del corazón.

Una trombosis es indicio de coagulación en el interior del vaso sanguíneo, con consecuencias graves que puede llevarnos incluso a la muerte.

Otro problema frecuente en las mujeres y que puede atribuirse a una incorrecta circulación de la sangre, es la aparición de varices.

plantas-medicinales-para-mejorar-la-circulación-sanguínea

Causas de una mala circulación

Muchas veces dejamos de lado hacer ejercicio y caminar, el llevar una vida sedentaria es una de las principales causas de padecer problemas de circulación sanguínea. El factor genético y el estrés también contribuyen. Otras causas probables son llevar una alimentación deficiente, el consumo excesivo de sal y no tomar suficientes líquidos.

Síntomas de una mala circulación

Las personas que padecen de problemas de circulación presentan algunos de los siguientes síntomas: enfriamiento anormal de las manos y los pies, varices en las piernas, celulitis,  hinchazón, piel decolorada, disfunción eréctil, debilidad y mareo.  Éstos son signos visibles de una mala circulación.

¿Las plantas medicinales me pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea?

El uso de plantas medicinales se ha utilizado desde la antigüedad para tratar diferentes enfermedades y padecimientos. La fitoterapia se usa mucho en los casos de mala circulación sanguínea. Estas hierbas y plantas se preparan en forma de infusiones o decocciones, para aumentar la eficiencia de la circulación. Recuerde que la naturaleza siempre tiene todo para ayudarnos a mantener una buena salud.

En este espacio nos concentraremos en estudiar las plantas cuyas propiedades nos ayudaran a disminuir la capacidad coagulante de la sangre.

Ajo. Para nadie es un secreto las propiedades curativas del ajo. Entre las propiedades curativas del ajo encontramos que disminuye el colesterol malo (LDL) y aumenta el colesterol bueno (HDL). Esta planta previene que la grasa se adhiera a las paredes arteriales, disminuyendo las obstrucciones.

Las últimas investigaciones han demostrado que el consumo del ajo protege la aorta (principal arteria del cuerpo humano), ayudando a mantenerla flexible.

El ajo mantiene una adecuada presión sanguínea, disminuye el espesor de la sangre y relaja los vasos sanguíneos, haciendo sea menos propensa a formar coágulos.

Debemos añadir bastante ajo a nuestra dieta diaria o consumir un diente en ayunas, será el garante de un buen riego sanguíneo.

Diente de león. La utilización medicinal del diente de león comenzó hace más de 600 años en Europa. Ellos usaban las hojas secas y las raíces para usos medicinales.

Es una poderosa hierba depurativa. El diente de león nos ayuda a eliminar los líquidos retenidos por el organismo.   Es rico en taninos, por lo que ayuda a la circulación venosa.

Si tienes problemas de circulación sanguínea, prepárate una infusión con un puñado de hojas secas de diente de león y consúmela 3 veces al día.

Cola de caballo. Conocida mundialmente por su propiedad de reducir el colesterol. Esta poderosa planta es la más recomendada para la circulación sanguínea. Contribuye enormemente a evitar el envejecimiento y endurecimiento de las arterias, asegurando una buena circulación. Además su consumo disminuye los niveles de colesterol y grasas presentes en la sangre.

La forma tradicional de ingerir la cola de caballo es en infusión. Coloca 100 gr de esta hierba en 1 litro de agua, después que entre en ebullición, deja cocer por 5 minutos, retíralo del fuego y haz que repose. Luego cuelas y reservas. Debes tomar 1 o 2 tazas al día.

Sauce. Generalmente usamos la aspirina para tratar afecciones con el sistema circulatorio. Una alternativa a este medicamento, pero de forma natural, es consumir sauce.

Llamada “la aspirina natural”, la corteza del sauce contiene ácido salicílico, el mismo principio activo que la aspirina, lo que le da la propiedad de anticoagulante, impidiendo así la formación de trombos en las paredes de las arterias.

El consumo regular de corteza de sauce te previene de derrames cerebrales, ataques cardiacos y arteriosclerosis.

Para preparar una infusión, le agregamos una cucharada pequeña de corteza de sauce a un vaso de agua. Beber un vaso cada 2 días.

Ginseng. Para controlar los niveles de colesterol, también se usa el ginseng. Es excelente para activar la circulación sanguínea y beneficiar al corazón. Además purifica la sangre limpiándola de toxinas e impurezas.

De la planta del ginseng se aprovecha solo la raíz, en ella se encuentran las vitaminas, minerales y sustancia que favorecen al organismo. No esperes más y haz hoy mismo un té de ginseng y comienza a disfrutar de sus beneficios.

Recomendaciones

Para obtener óptimos resultados y mejorar la circulación sanguínea, podemos empezar a consumir cualquiera de las plantas antes expuestas, acompañadas de una buena alimentación y hacer un poco de ejercicio moderado diariamente.

De ser posible, regálese masajes corporales para aumentar la circulación. Si es fumador, ya es hora de dejarlo, el cigarrillo es enemigo de la salud.