Artemisa

Artemisa era la diosa griega de las mujeres parturientas y enfemas. Esta planta medicinal también es llamada hierba de San Juan y es proveniente de Europa, principalmente de Alemania. La artemisa contiene vitamina A, B y C y numerosos aceites esenciales los cuales contienen una importante cantidad de mucílagos y taninos.

La artemisa es una de las plantas más antiguas del mundo y es solo de sus flores de donde se pueden aprovechar todas sus propiedades medicinales.

En la edad media era muy utilizada en brujería ya que se creía que tenía una energía secreta y alejaba las influencias negativas de cualquier persona u objeto y realizando una infusión esta puede ayudar en la adivinación y en la meditación.

Los indios de las tribus norteamericanas la utilizaban para tratar las congestiones y los resfriados quemando las ramas e inhalando su humo, también la empleaban en los trastornos estomacales y los gases intestinales, para ello masticaban las hojas de artemisa. Si querían provocar el vómito la consumían en grandes cantidades

Dos siglos atrás despertó el interés al elaborarse con ella la absenta, una de las bebidas con mayor graduación y  a la que se le atribuyen propiedades alucinógenas. Es útil también como insecticida natural al igual que la albahaca y el aceite que se puede extraer de ella se considera como un potente veneno. Con esta planta se pueden condimentar en gastronomía toda clase de carnes.

La artemisa contiene vitamina A, B y C y numerosos aceites esenciales

Artemisa Propiedades

Tónica y aperitiva son las dos principales propiedades que tiene la artemisa. Tomar una infusión de artemisa antes de las principales comidas en casos de falta de apetito ayudará a aumentar este, por lo tanto es muy útil para los casos de anorexia. Una tisana de artemisa aliviará los dolores causados por reumatismo de todo tipo y aplicada esta infusión en forma de compresa en la zona afectada rebajará y aliviará la inflamación .

En casos de diabetes, la artemisa actúa disminuyendo los niveles de azúcar en sangre. Los ataques epilépticos tratados con artemisa también han dado buenos resultados, el hígado también agradecerá que usemos artemisa ya que le ayuda a funcionar mejor, siguiendo en los beneficios del aparato digestivo actuá también desinfectando el tracto digestivo limpiándolo de lombrices y cualquier párasito alojado en él además aliviará los cólicos que podamos sufrir. Popularmente se ha utilizado para activar la función de los riñones cuando es necesario aumentar la secreción de orina  y usada externamente se agrega al agua para realizar baños de pies. Para terminar decir también que las alteraciones menstruales en la mujer pueden ser corregidas con esta maravillosa planta medicinal.

Las dos siguientes preparaciones etán indicadas para la epilepsia  y para las menstruaciones dolorosas:

Epilepsia:

Mezclar 0,15 g de raíz seca de artemisa en 30 gr de azúcar, si puede ser mejor integral aunque cualquiera de las dos es válida. Administrarlo hasta cuatro veces diarias.

Infusión para menstruaciones complicadas y con dolores:

Añadir 30 gr de flores y hojas secas de artemisa en 1 litro de agua hirviendo. Debido a su sabor amargo endulzars la infusión con miel y beber una copa en ayunas en  los días previos al período y tres copas mientras dure este.

Contraindicaciones de la artemisa

No debe ser administrada a mujeres embarazadas y que estén en período de lactancia, tampoco las personas de gastritis o enfermedades del corazón deben consumirla. Puede interferir además con algunos medicamentos al metabolizarse en el hígado.  En dosis altas la artemisa puede provocar intoxicación.