La albahaca: para que sirve, propiedades y beneficios

Ocimum basilicum es el nombre científico de la albahaca, es una hierba originaria de Asía y el Oriente Medio que pertenece a la familia de las lamiaceae. La planta de albahaca es muy aromática y se usa frecuentemente en la elaboración de platos culinarios.

Hemos dedicado este artículo a todo lo relacionado con la albahaca como sus usos, propiedades, beneficios para la salud, así como aprender a plantar, cuidar y cosechar. Sin dejar de lado las contraindicaciones y sus efectos adversos.

La albahaca es una planta medicinal

Esta es una hierba anual de clima cálido que crece muy rápido, sus hojas son de un color verde intenso y se caracteriza por su aroma a clavo. Tiene un sabor fresco y picante, agradable al paladar.

La mayoría de estas plantas suelen ser ornamentales, puede alcanzar una altura máxima de 130 cm, sus flores son de color blanco y crecen en el centro de la planta en forma de espiga. Un dato curioso sobre la albahaca es que una vez que la planta florece muere. Sin embargo, algunas como la albahaca santa que crece en climas tropicales pueden ser perennes.

La albahaca también tiene uso medicinal, posee gran variedad de propiedades que pueden ayudarnos a curar algunas dolencias. El tipo más común de albahaca es albahaca dulce; otros tipos incluyen albahaca limón, albahaca santa, albahaca morada, albahaca blanca y albahaca tailandesa.

Tener albahaca en la cocina es muy común, ella puede desarrollarse tanto en interiores como en exteriores. La luz solar es un factor importante que debes tener en cuenta. Si la planta la tienes dentro de la casa se recomienda colocarla cerca de la ventana o en lugar donde pueda recibir los rayos del sol.

Los químicos y aceites esenciales que posee la albahaca le otorgan propiedades curativas

Sus principales usos medicinales son como: antiinflamatorio, antioxidante, antibacteriana, analgésico, entre otros. Es un excelente tratamiento de salud alternativo para muchas dolencias menores.

Para qué sirve la albahaca

Además de otorgar sabor y aroma a nuestras comidas, ¿para qué sirve la albahaca como planta medicinal? Sus principios activos ayudan a combatir la inflamación intestinal y la artritis reumatoide. Es especial para tratar la diabetes, trastornos respiratorios, alergias, impotencia e infertilidad.

La albahaca contiene ácido cinámico, el cual mejora la circulación, estabiliza el azúcar en la sangre y ayuda a aquellos con trastornos respiratorios. Esta planta es rica en antioxidantes que protegen el cuerpo contra el daño de los radicales libres asociados con el envejecimiento, afecciones en la piel y en algunos tipos de cáncer.

Diferentes investigaciones afirman que la albahaca estimula nuestro sistema inmunológico, alejando las enfermedades de nuestro organismo. Sus hojas frescas poseen propiedades antibacterianas. Se pueden usar para desinfectar superficies.

Las hojas de la albahaca nos ayudan a eliminar infecciones en heridas si se aplican directamente sobre la parte afectada. Consumir albahaca en nuestros alimentos o en forma de infusión, puede ayudar a combatir virus comunes como resfriados, gripe y herpes.

Es un buen calmante de la indigestión y los dolores de cabeza. Las flores de albahaca y sus aceites esenciales sirven para aliviar las picaduras de insectos y a expulsar los parásitos intestinales.

En la perfumería la albahaca es muy utilizada como ambientador debido a su aroma a clavo de olor, además la albahaca para el cabello ayuda a evitar su caída, dejándolo más sano y fuerte.

albahaca: propiedadesPropiedades de la albahaca

Aunque muchos conocen la albahaca por su utilidad en la cocina, debemos saber que los usos de la albahaca, propiedades medicinales y curativas son múltiples. Dentro de las 10 propiedades más importantes tenemos: antivomitiva, digestiva, sedante, analgésica, repelente, antitusiva, halitosis, antibacteriana,  antiinflamatoria y antioxidante.

1.-Antivomitiva

Una infusión de albahaca fresca le ayudará a controlar las náuseas y vómitos, causados por mareo o enfermedades estomacales. Tomar 2 tazas al día mejorará los síntomas eficazmente.

2.-Digestiva

Tomar un té de albahaca después de cada comida ayuda a digerir mejor los alimentos. Es muy útil para problemas de acidez, gastritis, flatulencias y espasmos estomacales. Funciona bien para las personas que desean disminuir su apetito.

3.-Sedante

Si desea disminuir la ansiedad y fortalecer el sistema nervioso, es recomendable tomar dos tazas diarias de infusión de albahaca, le ayudará a calmar los nervios y a disminuir el estrés. No exceda la dosis recomendada ya que podría tener efectos narcóticos.

4.-Analgésica

Si sufre de dolores de cabeza, realizar vaporizaciones con albahaca será un buen remedio. Tomar en forma de infusión también aliviará la molesta migraña y los dolores estomacales.

5.-Repelente

El olor del estragol y eugenol presentes en las hojas de albahaca, son un potente repelente de insectos. Puede colocar plantas de albahaca cerca de las ventanas y esto alejará los molestos mosquitos. Si lo que desea es evitar las picaduras, frotar aceite de albahaca sobre su piel será muy efectivo.

6.- Antitusiva

Masticar hojas frescas de albahaca o hacer un té, ayuda a calmar la tos y el resfriado común. Funciona como expectorante, para tratar el asma y la bronquitis. Esta planta es usada frecuentemente para la fabricación de jarabes para la tos.

7.- Halitosis

La albahaca contrarresta el mal aliento, se pueden usar para masajear las encías y tratar la periodontitis. Las hojas secas de esta planta y convertidas en polvo, se mezclan con aceite de mostaza para formar una pasta dental de hierbas. Masticar algunas hojas dos veces al día puede evitar la aparición de enfermedades bucales.

8.-Antibacteriana

El aceite de albahaca es antibacteriano y es usado como tratamiento para infecciones resistentes a antibióticos. Unas gotas de este aceite curan las infecciones de oído. Hacer gargarismos de agua de albahaca elimina las bacterias causantes de la amigdalitis.

9.-Antiinflamatoria

La albahaca dentro de su composición química contiene un compuesto llamado eugenol, que imita al ibuprofeno y el paracetamol. Disminuye el dolor y la hinchazón causados ​​por condiciones inflamatorias como artritis y reumatismo.

10.- Antioxidante

Los compuestos fenólicos que se encuentran en la albahaca son los flavonoides, que incluyen vicenina, orientina, eugenol y antocianinas. Representan la mayoría de los antioxidantes presentes en la planta, esenciales para la regeneración celular e inhibición de células cancerígenas.

Beneficios de la albahaca

La albahaca no solo mejora sustancialmente los platos con su agradable sabor, sino que es recomendada por la mayoría de los expertos en salud para el tratamiento de enfermedades. Es fácil de encontrar y cultivar, no hay excusas para no tener una en casa y disfrutar de sus grandes beneficios.

Es una planta rica en nutrientes, vitaminas K, A y C, además de calcio, manganeso, hierro y omega 3. Su contenido de calorías, grasas, carbohidratos e índice glucémico son despreciables.

La albahaca tiene un componente llamado beta-cariofileno que calma la inflamación y puede tratar la artritis, capaz de reducir la hinchazón hasta en un 73% en menos de 24 horas.

Los aceites esenciales en albahaca como: ecogole, inalool, cineol, eugenol, sabineno, mirceno y limoneno inhiben el crecimiento de bacterias. Protegiéndonos de microorganismos causantes de diversas enfermedades.

Con su alto contenido de vitamina C, se ha demostrado que la albahaca contrarresta eficazmente el daño oxidativo.

Comer regularmente albahaca protege tus células y órganos del deterioro, además previene la propagación de células malignas. El extracto de albahaca aumenta significativamente la producción de enzimas desintoxicantes y reduce la acumulación de grasa en el hígado.

La albahaca santa en particular es un adaptógeno, que mejora la fuerza, la resistencia, la energía y la claridad mental. Su alto contenido en vitamina K ayuda a mantener la densidad ósea, a sanar hematomas y heridas. El manganeso presente en la planta ayuda a prevenir los ataques de epilepsia y promueve el correcto funcionamiento de la glándula tiroides.

La albahaca tiene mucho beta-caroteno, que se ha demostrado que reduce las posibilidades de desarrollar degeneración muscular. Gracias a la vitamina A puede protegerlo del síndrome del ojo seco y degeneración macular infantil. El ácido ascórbico presente en la albahaca ayuda a prevenir las cataratas.

albahaca: cuidadosCuidados de la albahaca

Existen diferentes tipos de albahaca, sin embargo los cuidados de la planta suelen ser los mismos en la mayoría de los casos.

Por sus múltiples propiedades es recomendable tener una planta de albahaca en casa, de ésta manera podrá disfrutar de sus beneficios cuando desee.

Cuidar de la albahaca es muy sencillo, con muy poco esfuerzo y siguientes estos simples consejos podrá mantener su planta de albahaca siempre saludable y lista para usar:

  • Es una planta de clima cálido y no soporta las heladas. Debe estar en un ambiente con temperaturas comprendidas entre 15 y 25 grados centígrados.
  • La tierra debe estar húmeda, pero debemos tener especial cuidados en no saturarla. Un buen drenaje es importante para mantener tu albahaca saludable.
  • Un sustrato fértil, profundo y bien abonado, será el idóneo para que tu planta crezca perfectamente.
  • La albahaca puede crecer en la sombra, pero es importante que la ponga en el sol diariamente al menos por 8 horas. Lo mejor es colocarla en un sitio donde reciba la luz del sol sin que éste incida directamente sobre la planta.
  • Se debe podar regularmente para evitar la floración, ya que esto traerá como consecuencia un sabor a anís fuerte y desagradable en toda la planta.
  • Retirar las hojas marchitas con frecuencia para un crecimiento más saludable. Puedes usar abonos naturales como cáscara de huevo y agua hervida de vegetales, esto revitalizará tu planta.

plantar y cosechar albahacaComo plantar albahaca

La mejor forma de obtener una planta de albahaca es a través de la siembra de sus semillas. Sin embargo si consigue la planta, también podrá trasplantarla muy fácilmente.

La albahaca viene en muchas variedades diferentes, cada una de las cuales tiene un sabor y olor únicos, podrá plantar las que sean de su agrado. Sigue paso a paso éstas 3 indicaciones y podrás sembrar tu albahaca de una manera muy sencilla.

1.- Coloque las semillas de la albahaca sobre la ubicación que ha elegido a un ¼ de profundidad y cubra ligeramente con tierra. El contenedor debe ser amplio ya que a la albahaca le gustan los buenos espacios para crecer. Necesita un ambiente cálido para prosperar. Si en lugar de semillas ya tiene la planta, realice un hoyo e introduzca las raíces de la planta en él y cúbralas con tierra.

2.- Si desea sembrar más de una planta debe dejar un espacio entre ellas de aproximadamente 30 cm. Es importante que las plantas tengan flujo de aire entre ellas para evitar el crecimiento de hongos. El suelo debe estar siempre húmedo, puede regar diariamente la planta teniendo especial cuidado en no saturar el suelo.

3.- Corte las hojas secas con frecuencia y elimine las flores para mejorar el sabor y aumentar la frondosidad de su planta de albahaca. Pellizque el tallo y coseche la albahaca de manera suficiente, con esto la planta será más grande y exuberante.

Después de cosechar, debemos saber cómo conservar la albahaca. Esto se puede hacer tanto con las hojas frescas como con las hojas secas. Las tres maneras más sencillas y fáciles son: congelar la hoja fresca dentro de una bolsa plástica, colocar las hojas frescas en un envase de vidrio con aceite de oliva y por último poner a secar al aire fresco o en el horno para luego triturar y guardar.

Contraindicaciones de la albahaca

Las contraindicaciones de la albahaca se refieren principalmente cuando son utilizados sus aceites esenciales con fines medicinales. La albahaca consumida fresca con los alimentos no tiene contraindicaciones a excepción de personas alérgicas a algunos de sus componentes.

La albahaca en las dosis adecuadas es segura de utilizar, sus efectos tóxicos afectan principalmente  a las personas sensibles o alérgicas a su composición. En altas dosis los aceites esenciales de la planta pueden causar irritación de las membranas mucosas, resultando neurotóxico.

Debido a su acción carcinogénica y sus efectos teratogénicos, no se recomienda su consumo en caso de lactancia, embarazo y a niños menores de 12 años. Su uso puede causar irritar el revestimiento intestinal por lo que no debe ser consumida por personas que padezcan úlceras gastroduodenales, gastritis y colon irritable.

Si sufre de Parkinson o epilepsia debe evitar el uso de la albahaca. También está contraindicada cuando está siendo medicada con antidepresivos y tranquilizantes, ya que sus principios activos pueden tener alguna interacción desfavorable con este tipo de medicamentos.