Plantas medicinales para el corazón

Califica este artículo

En el cuerpo humano todos los órganos son importantes pero siempre por instinto le hemos prestado más importancia al corazón y sus enfermedades, miramos estás dolencias muchas veces con  pesimismo pensando que muchos de los casos no tienen cura y eso no es totalmente cierto, aunque lo que sí está demostrado es que las muertes por fallo del corazón actualmente superan a los fallecimientos por cáncer, ¿entonces que está sucediendo?, pues que el estrés constante  agotan poco a poco al corazón y sumado los abusos de la mala alimentación y las bebidas alcohólicas nos estamos poniendo una barrera nosotros mismos para tener un corazón lo más saludable posible, aunque también es cierto que agentes externos como la contaminación  afectan a nuestro órgano vital por lo que es más difícil ponerle remedio, todo lo que esté en nuestras manos  lo podemos llevar a cabo.

plantas medicinales para el corazón

No hay que olvidarse de que si algún otro órgano no funciona correctamente seguramente el corazón también se verá afectado y viceversa, por tanto lo importante es seguir  muchas de las pautas que se siguen en el tratamiento de otras afecciones. Es importante señalar que las enfermedades del corazón SI se pueden curar, sin embargo si hablamos de lesiones del corazón sobre todo cuando son de nacimiento  ya la cosa se complica siendo más difícil su cura o en algunos  casos imposible si no se puede conseguir un trasplante, pero las plantas medicinales que expondremos en breve y algunas pautas pueden aliviar y ofrecer una calidad de vida mejor al paciente y en la mayoría de los casos si el problema no es congénito, la curación de la enfermedad.

Las causas principales de estos males son sencillos de adivinar y repetimos lo que otras veces hemos dicho, la mala alimentación, contaminación, vida sedentaria, el colesterol, la mala circulación de la sangre o la hipertensión se convierten en los mayores enemigos ,pero son enemigos que se les puede derrotar con paciencia y poniendo de nuestra parte. Hay 4 enfermedades destacadas del corazón:

  • Corazón grande o hipertrofia del corazón: Está enfermedad la padecen muchos deportistas que exigen un esfuerzo y trabajo excesivo al corazón continuado el cuál va aumentando poco a poco de tamaño, esto no quiere decir que todos los deportistas lo vayan a sufrir pero algunos son más propensos a padecerlo, además otras lesiones vasculares o la obesidad por ejemplo pueden causar esta dolencia.
  • Taquicardias: Cuándo las palpitaciones del corazón sobrepasan el límite normal según la edad por motivos de nerviosismo exagerado o por el abuso de irritantes como el café o de ciertos tóxicos y estas palpitaciones no reducen su ritmo a un estado normal puede poner en serio peligro nuestra vida.
  • Inflamaciones del corazón: Estas inflamaciones pueden afectar a la capa interna, media o externa de este órgano que muchas veces las ocasionan ciertas bacterias, virus y alérgenos y que si no se solucionan en su debido tiempo pueden causar lesiones graves.
  • Infarto (angina de pecho): Seguramente la enfermedad más conocida y diagnosticada por desgracia, causada por la mala circulación sanguínea que se encuentra obstaculizada por la grasa y residuos que van circulando por la sangre y provocan el endurecimiento de las arterias que nutren al corazón negando la llegada de sangre a él y provocando en muchos pacientes la muerte si no se remedia a tiempo.

La pareja de plantas que vamos a describir ahora son las que hemos elegido para tratar las enfermedades coronarias aunque por supuesto existen muchas más para ello:

Espino blanco

El espino blanco es recomendado cuando se presentan arritmias, taquicardias y angina de pecho (infarto) y al mismo tiempo corrige la mala circulación.

Maceración de Espino blanco

Macerar 2 cucharas de flores secas de espino blanco en 80 gr de alcohol de 30 grados. Tomar 90 gotas diarias diluidas en un poco de agua 3 veces al día.

Piña

Esta fruta tropical ayuda al corazón porque disuelve coágulos de sangre y elimina muchos tóxicos que pueden estar circulando por el torrente sanguíneo. Consumirlo habitualmente en trocitos con otras frutas o en zumo será sufiente para beneficiarnos de sus propiedades.