Plantas medicinales para la ansiedad

Los episodios de ansiedad son una reacción humana natural de alarma que se activa cuando la persona percibe un peligro. Estos episodios relacionados con la salud mental pueden ser leves o intensos, pero cuándo estas situaciones se prolongan sin causa aparente y experimentan en exceso miedo, nerviosismo o preocupación hay qué intentar corregir la situación cuanto antes ya que la persona puede acabar causándose ella misma problemas de salud importantes.

plantas medicinales para la ansiedad

Algunos de los síntomas que pueden indicar una crisis de ansiedad son las siguientes: presión en el pecho, ritmo cardiaco acelerado, taquicardias, palpitaciones, temor a la muerte, rigidez muscular, temblores, sudoración y molestias digestivas entre otros. Las plantas medicinales, como no, pueden salir en nuestra ayuda en estos casos también, estas son algunas de las más útiles.

Angélica

Esta planta tiene propiedades sedantes y puede tratar así casos de ansiedad, nerviosismo e insomnio.

Infusión de Angélica

Podemos preparar una infusión para tratar estos casos hirviendo una cucharada pequeña de esta planta y dejarla reposar 5 minutos. Tomaremos este preparado 3 veces al día antes de las principales comidas. No tomarla las embarazadas, ni en la lactancia, ni tampoco niños menores de 6 años.

Valeriana

La valeriana es muy conocida por ser uno de los mejores sedantes y relajantes naturales y alivia incluso las jaquecas, migrañas y dolores de cabeza que pueden ser causados por la ansiedad y estrés.

Decocción sedante

Esta infusión además de calmarnos nos ayudará a dormir mejor para ello hervir 8 gr de raíces frescas de valeriana en una taza de agua. Filtrar y beber por la noche antes de irnos a la cama, la podemos endulzar con miel si lo deseamos. También está contraindicada en el embarazo y la lactancia.

Pasiflora

La pasiflora es otra planta con propiedades sedantes y tranquilizantes por su principal componente que es la tirosina. Podemos realizar una sencilla infusión que tomaremos dos veces al día, hirviendo el contenido de una taza de agua y después añadir una cucharada de hojas secas de pasiflora, apagar inmediatamente, reposar 5 minutos y colar.